Trámites On-line

Horarios e intenciones

Grupos

  • caritas
  • grupo1
  • grupo2
  • grupo3
  • grupo4
  • grupo5

Revista "En Familia"

 



Perú 2011

…QUE TENEMOS QUE HABLAR DE MUCHAS   COSAS, COMPAÑERO DEL ALMA, COMPAÑERO…

 

Esta mañana llueve. Las prisas por preparar todas las cosas han hecho que no me dé casi cuenta. Lo digo porque soy de esos tipos raros a los que les gusta ver llover. Me ayuda a pensar mejor. Otra rareza más.

Es imprescindible que me ponga hacer la maleta. En realidad es equipaje de mano y en él tengo que meter todo. Como cualquiera, lo voy dejando todo desde hace unos días encima de una cama, pero siempre con la esperanza de que al final me quepa todo. Creo que esta vez no será así.

He ido muchas veces al Perú, y confieso que siempre, una semana antes me pongo nervioso. Para variar, esta vez no es menos. Si me preguntáis por qué, no sabría decirlo muy bien. El reencuentro con el pasado, el presente y la realidad que se vive, las experiencias y las personas con nombre y apellidos… y, esta vez, tengo poco tiempo, aunque ahora sí, con mi cámara y especialmente con el corazón, intentaré retenerlo todo. Es difícil, pero como casi nunca me rindo, prometo que lo intentaré.

He hablado con José Ramón, Obispo emérito de Lurín. José Ramón espera con ansiedad, me dice el P. Sixto. Sejo es para él como un chorro de alegría y optimismo. Está solo. Vive solo. Mejor, necesita alguien para hacerle revivir tantos y tantos momentos, porque, aunque parezca mentira, aún sigue teniendo más futuro que pasado.

El es el amigo que siempre espera…

Ya he cerrado el bolso, y con el ruido de la cremallera se cierran los deseos y se abren las esperanzas. En él van pocas cosas. Ropa, un poco de dinero, algo de turrón, algunos encargos de compañeros, y el corazón. El más difícil de guardar. La cabeza va puesta, pero el corazón siempre nos hace sentir y ver la realidad de mil maneras diferentes.

No hay mucha diferencia en el vuelo, sólo que esta vez sale a la una y media de la madrugada. Se hace pesada la espera, pero cuando esa mole se levanta ya no hay marcha atrás. Se reza y…

El vuelo es de Iberia -7759- con destino Lima, Aeropuerto Jorge Chávez, y tiene su hora estimada de llegada a las 7,20 de la mañana, hora local. Si quieres calcular, son seis horas de diferencia.

Gurruchaga tiene apuntado en su pizarra: “Viene el padre Sejo. Ongui Etorri” O algo asi. Es vasco.

Sale a nuestro encuentro. Bueno lo de salir es una metáfora. Ya casi no camina. Su pectoral es una pequeña cruz de madera con una cuerda de hilo, pero su corazón aún sigue siendo grande, muy grande.

 

Bueno, como había prometido, ya contaré más cosas, y veréis más fotos, y a mi regreso os contaré nuevas experiencias de Moyobamba y Lurín, de Pachacamac y Lima… Yo ya he llegado, pero vosotros aún no habéis despertado de vuestro sueño. Son cosas de la técnica moderna. Antes no podíamos hacer esto.

Y al llegar, he rezado y dado gracias por ellos y por vosotros, por los que ahora están aquí y por los que os quedasteis allí.

Hacedlo también vosotros.

Hasta pronto. Ah, y nunca os olvidéis de ir a donde vuestro corazón os lleve.