Trámites On-line

Horarios e intenciones

Grupos

  • caritas
  • grupo1
  • grupo2
  • grupo3
  • grupo4
  • grupo5

Revista "En Familia"

 



Estamos como empezamos

Estamos como empezamos

Sí. Ciertamente que sí. Estamos como empezamos. Tenemos más futuro que pasado.

Puede parecer que no, pero es que sí. Toledo está vivo en estas tierras y en esta Iglesia del Perú. Toledo se lo ha ganado a pulso en el esfuerzo y el trabajo, en el saber estar y actuar de sus sacerdotes y sus laicos misioneros. Y ese es el compromiso, seguir en la brecha porque aunque parezca que no, seguimos teniendo más futuro que pasado como Pueblo de Dios que camina en el desierto o en la selva. La demanda es la misma en todas partes. Demanda que se hace súplica y petición oracionada. ¡Os necesitamos¡ Y esa es la promesa y la esperanza.

Y así comenzamos, rezando y pidiendo al dueño de la mies que dé más generosidad aún al clero toledano para venir y anunciar el Evangelio en estas tierras. Lo necesitamos.

A las diez de la mañana comenzamos la reunión que se ha prolongado hasta la una y media. Reunión un tanto atípica.

Bueno cada uno guardará en su corazón sus anhelos, sufrimientos y esperanzas. Pero la cosa ha quedado clara, creo yo.

Evidentemente son muchas las necesidades. Se repasan todas y cada cual plantea su problemática personal… Todos y cada uno son escuchados, y en la medida de las posibilidades, atendidas. Y una promesa de futuro.


 

Pero, aun así, desde esta crónica yo afirmo que tenemos más futuro que pasado. Que es verdad que algunas veces las cosas aparentemente son negras, pero que hay un color intermedio que es el gris y que hace en nosotros despertar la esperanza.

La animación misionera en nuestra Diócesis de Toledo es fundamental para poder seguir manteniendo tanto Moyobamba como Lurín, pero a veces las cosas no son tan fáciles como parecen. Prometemos trabajar incansablemente, pero sólo incansablemente. Es casi imposible hacer milagros.

Y una propuesta. ¿Por qué no los sacerdotes toledanos dedicar un mes de vacaciones a pasarlo en la misión? AQUÍ Y DESDE AQUÍ ESTA HECHA LA INVITACIÓN.

D. Braulio, el Sr. Vicario General, yo como Delegado de Misiones, estamos de acuerdo y se acepta. Los señores Vicarios de Toledo se pondrán al día del asunto y la pedagogía a seguir será no la de hacer una invitación general sino la de hablar con cada uno para que sea generoso. Aceptado. A trabajar.

Ha sido una durísima mañana en muchos aspectos.

Tras el almuerzo el Sr. Arzobispo se reúne a solas con el Sr. Obispo de la Diócesis de Lurín.

D. Ángel quiere conocer la Catedral mientras tanto y yo le llevo dos minutos a ella pero también al sitio que en los momentos difíciles era mi refugio. El Pacífico, junto a la Isla de la Ballena en la Playa de San Pedro.

El Pacífico es siempre relajante, y siempre tiene sugerencias de paz interior y de recuerdos muy felices del pasado. El Pacífico tiene la solución.

Y ahora a la Catedral de Lurín. Regreso al Seminario y visita a las obras del nuevo Seminario Diocesano que posiblemente inaugurarán en Agosto del próximo año.

No sé si ya podré seguir escribiendo porque hay que recoger. Todo está anotado, mejor, recogido en el corazón, que es donde importa.

A cada uno de vosotros con nombres y apellidos, gracias, mil gracias en nombre de  D. Braulio, de D. Ángel y mías. Gracias desde el corazón por lo que hemos visto y oído, por lo que hemos vivido y fundamentalmente por lo que hemos aprendido de todos. Yo os garantizo que estáis en el corazón, e el pensamiento y en la oración de cada uno de nosotros y de cientos de personas que aun estando al otro lado están siguiendo esta Visita.

En la Visita Pastoral siempre se espera al Obispo. Es esta ocasión el Obispo os ha esperado a vosotros para abrir las puertas del corazón y de vuestra Casa Grande. Vuestra Diócesis de Toledo, donde os queremos, os admiramos y os necesitamos así.

Gracias y adiós amigos y hermanos.

Tenemos más futuro que pasado. Es verdad.