Ermita de la Virgen de la Soledad

Esto es lo que pienso

IMAGEN DE NUESTRA SEÑORA DE LA SOLEDAD

(Estado en el que se encuentra la Imagen)

(Pulse sobre ella para verla en mayor tamaño)

Muchas veces me pregunto por qué las cosas están como están. Por qué se dejan así. Por qué permitimos que se llegue a tal estado de deterioro...


Muchas veces he oido decir a gente, con buena o mala intención, que “los santos no comen”. Y eso no es verdad del todo. Cierto que no se alimentan de la misma forma que nosotros, pero se mueren de inanición, sus representaciones, cuando no las cuidamos creyendo que una vez puestas en su sitio y objeto de la veneración popular ya están y permaneces así para toda la vida. Pasa como con la fe. Muchos se piensan que con estar bautizado ya es suficiente y a base de no alimentar su fe personal termina por morirse o quedarse en un estado de infantilismo permanente

Ermita de la Soledad


La imagen resulta un tanto bucólica y romántica. Ver la ermita de la soledad así en una fría tarde de los mejores inviernos es muy sugerente. Pero los edificios no son eternos por más bonitos que nos parezcan o por la cantidad de sentimientos que puedan evocarnos. Son como los seres vivos que con el paso del tiempo se van deteriorando y su primera y lozana juventud se degrada hasta tal punto que si los dejamos de cuidar se mueren.