Dos Obras de Arte Olvidadas

Indice de artículos

Es de las tardes más calurosas de este verano. El termómetro marca 41 grados.

Suena el teléfono y una voz dice: “D. Jesús, tiene usted que ver algo…quiere usted dos reliquias…?”...

Acceso a todas la fotos de estas obras

PRIMERA PARTE

Vencida la primera tentación de salir a la calle con este calor me pongo en camino. No eran muchas las esperanzas de ver algo bueno, pero tampoco había nada más importante que hacer a esas horas. La sorpresa ha sido que me las ofrecieron, “las dos reliquias” para que yo las arreglara. Imposible.

Veamos de qué se trata.

Tengo que decir que en mi interior se produjeron sentimientos encontrados. Se trata de una talla de un Jesús adolescente posiblemente de finales del siglo XVII o principios del XVIII. Un brazo está roto y otro no se encuentra en la talla. Está ligeramente vestido con telas en muy mal estado y la peana rota por completo.

Intento verlo al natural y descubro que es una talla para presentar desnuda del Niño Jesús. Veámosla.

¿Por qué?, me pregunto, se llega a este estado en la conservación de un rico patrimonio que pertenece a nuestra forma de entender y ver la vida? Si esto fuera nuestro coche, ¿habríamos llegado a abandonarlo de tal manera? Son sólo pensamientos que vienen a mi memoria al tener frente a mí una pieza de esta categoría. ¿Cuánta gente habrá mirado esta talla y habrá implorado algo frente a ella? Ahora nos avergonzamos de manifestar nuestra fe de esta manera. Entonces, ¿dónde vamos? Si dejamos morir definitivamente nuestro patrimonio, ¿quiénes somos?