Restaurando

RESTAURANDO

Hay gente que piensa que una Parroquia, como edificio me refiero, es una institución que se conserva y se mantiene a lo largo de los siglos por obra y gracia de la “divina providencia”.

Escalonilla es una Parroquia rica en su abundante patrimonio artístico, pero algunas veces las cosas no son como aparentemente quieren algunos que sean.

Tener un edificio así, y con las obras de arte que en él están depositadas no es hoy día una “inversión” fácil.

La Imagen de La Inmaculada es una muestra más.

Las restauraciones sino se hacen no pasa nada, pero eso, no pasa nada y con el paso del tiempo se pierde el patrimonio.

En nuestra Parroquia es mucho lo que se ha hecho ya en este sentido, y aún quedan algunas cosas de este tipo que hacer. Rezar está muy bien y tener devoción a una imagen también. Pero algunos no hacen nunca nada, o creen que rezar es suficiente. En todo caso hay que hacerlo y también pagarlo a quienes lo recuperan.

Desde aquí mi agradecimiento a todos, pero muy especialmente a quien ha hecho posible esta vez que la imagen de la Inmaculada se vea otra vez como lo que es.

En la Sacristía hay otra de esas pequeñas joyas del S. XVII que estaba rodando de sitio en sitio y que me he arriesgado a recuperar. Digo arriesgado porque aún está sin pagar y es de esas cosas que como no parecen importantes… pero es una maravilla.

Las dos, la Inmaculada y el Niño, ya están en casa. Y de camino a Madrid, a esta hora que escribo, otra imagen muy querida y venerada por los escalonilleros.

Bueno, y lo que sigue es lo de siempre. Mejor sin palabras.

La Santísima Virgen de los Dolores. Una Capilla y una Imagen cargadas de historia.

Sin comentarios.

Escalonilla 25 de Abril de 2012