Visita del D. Antonio Cañizares

Visita del Señor cardenal a Escalonilla

D. Antonio Cañizares Llovera estaba en Roma a punto de ser creado por Su Santidad Benedicto XVI Cardenal de la Iglesia. Era por la mañana y desde la Ciudad Eterna confirmó su asistencia al dia siguiente a la Parroquia de Escalonilla.

En mis tiempos de Perú pude conocer al entonces Arzobispo de Granada porque en la Diócesis de Lurín trabajaban algunos sacerdotes eméritos de la Ciudad andaluza. En una de mis venidas a España, y después en otras ocasiones, hablé con D. Antonio de la misión, de los sacerdotes, del Perú......

Al regresar yo a Toledo seguí encontrando en él al amigo, al sacerdote y ahora al Pastor de la Diócesis Primada. Hablamos muchos ratos en su casa. Para entonces yo regresaba del Perú muy cansado y no todo lo bien de salud que hubiera querido. Su respuesta fue siempre: "primero descansa bien y después ya hablaremos..."

Pasé unos meses en la Parroquia de El Buen Pastor en Toledo. El cura de Cobisa se marchaba el 31 de Diciembre y me pidió D. Antonio que atendiera esa parcela de la Iglesia muy cerca de la Ciudad. Tras acometer las obras del Templo Parroquial, la casa y los salones, cosa que duró mas o menos un año, D. Antonio me pidió que le pidiera algo. La verdad es que en ese momento no lo hice. Al dia siguiente me llamó para decirme que había un pueblo muy cercano al mio, para estar cerca de mi casa, donde el sacerdote que había se jubilaba. Lo que Usted, Sr. Arzobispo, estime oportuno, fue mi respuesta. A los dos dias tenía el nombramiento de Párroco de Escalonilla en el correo. Pero antes de ir a Escalonilla tenemos que hablar. Y hablamos largo y tendido una tarde. Había que hacerlo. Y se hizo.

Al poco tiempo de llegar a Escalonilla organizamos la Misión Parroquial, a la que corresponden estas fotografías. Estaba previsto que D. Antonio llegara a la Clausura pero unos dias antes fue llamado por el Papa para ser creado Cardenal de la Iglesia Católica. Parecía imposible que pudiera estar ya que entre otras cosas tendría que hacer primero su entrada en la Ciudad de Toledo. La verdad es que desistimos de buscar otra fecha porque él tendría múltiples compromisos.

Pero me llamó desde Roma. "Yo estaré allí a la hora de la Misa, si Dios quiere Sejo" Y así fue.

Lo demás queda reflejado en las imágenes. Los sentimientos guardados en el corazón para siempre.