Don Pedro Alonso Bajo: arcediano en Arequipa (Perú)

En su día recordamos a este personaje insigne de nuestro pueblo. Hemos tenido la dicha de que nuestro párroco actual, D. Jesús López Muñoz, en sus múltiples escritos sobre la historia de Escalonilla, también se ha fijado en este ilustre escalonillero, aportando datos poco conocidos sobre él. En esta ocasión sólo pretendemos mencionar una rica documentación del Archivo General de Indias que se generó cuando nuestro D. Pedro Alonso Bajo hizo las gestiones necesarias para conseguir el cargo de arcediano en la catedral de Arequipa.

Antes, recordemos que Don Pedro Alonso Bajo nació hacia el año 1554. Su padre, Diego Alonso Bajo, era de Escalonilla y sus antepasados también. Su procedencia materna era de Val de Santo Domingo. El nombre de su madre era Marina Rodríguez. Todo ello quedó atestiguado en la información genealógica, conservada en el Archivo Histórico Nacional, que él mismo pidió en 1614 al Tribunal de la Inquisición de Toledo cuando pretendía ser comisario del Santo Oficio en Arequipa. Por una inscripción que se encuentra en la custodia más antigua de las dos que quedan en la iglesia parroquial, sabemos que efectivamente fue arcediano (juez ordinario que ejercía jurisdicción delegada de la episcopal en determinado territorio, y que en este momento daba derecho a formar parte del cabildo de la catedral). La inscripción dice: "Diolé Don Pedro Alonso Baxo, natural de la villa de Escalonilla, arcediano de la S. Iglesia de la ciudad de Arequipa en el Pirú".

Por Diego Pérez, comisario de la Inquisición, sabemos que cantó Misa en Escalonilla; suponemos que en una fecha muy cercana a 1576, pues en 1579 ya estaba en el Perú. Sin embargo, el día 21 de octubre de 1623 debió hallarse en Madrid pues con esa fecha y lugar escrituró una fundación dotada de 400 ducados. La renta de 200 de ellos destinada para casar huérfanas de parientes por parte de padre y madre. La renta de los otros 200 para una capellanía, en Escalonilla, con cargo de cuatro misas rezadas cada semana. Nombró primer capellán a su homónimo Pedro Alonso Bajo, hijo de Manuel Alonso Bajo su sobrino, y todavía seminarista en aquel momento. Sabemos que este primer capellán lo fue hasta el día de su muerte el 15 de marzo de 1683. Entonces, según voluntad del fundador, se divide en dos: una en Escalonilla y otra en Val de Santo Domingo. En los libros de visitas canónicas quedó reflejado cómo esa división dio más de un problema.

Pero, vayamos ya a la conclusión del amplio documento que conserva el Archivo de Indias (Sevilla) emitido por la Real Audiencia de la Ciudad de los Reyes (nombre que recibía entonces la actual capital del Perú) en el que se daba testimonio de que nuestro paisano era un hombre virtuoso que había cumplido bien con las misiones que se le habían encomendado y que por lo tanto era considerado digno de recibir un cargo catedralicio:

Por parte de Pedro Alonso Bajo, clérigo presbítero, se pidió en esta Real Audiencia se realizase información de su vida y costumbres. Y lo que podemos informar a Vuestra Majestad es que es clérigo virtuoso y que ha dado buena cuenta de las Doctrinas que ha tenido a su cargo, y de las Visitas que se le encargaron por el prelado de Cuzco. Es persona que cabrá muy bien en él lo haga Vuestra Majestad merced de una prebenda en una de las iglesias catedrales de estos Reinos. Guarde Dios la Católica persona de Vuestra Majestad, en Los Reyes, 30 de marzo de 1596.- Se ha pedido que se enviase por duplicado este parecer y lo que después se ha ofrecido de que poder dar aviso a Vuestra Majestad es que al presente es cura de la iglesia catedral de Arequipa. Guarde Dios la Católica persona de Vuestra Majestad. Fecha en la ciudad de Los Reyes, 10 de mayo 1615” (siguen las firmas correspondientes).

Y como siempre, expresar nuestro deseo de que alguien pueda dedicarse a conocer a fondo los personajes de nuestro pueblo. Amar las raíces y afianzarse en ellas es necesario para saber hacia dónde caminamos y hacerlo con gozo y generosidad.

Nuestra gratitud hacia todos los que nos han precedido, hoy con mención especial para Don Pedro Alonso Bajo: arcediano en Arequipa (Perú).

fray Gonzalo Fernández-Gallardo Jiménez,

franciscano conventual