Apuntes Biográficos (Incluye Segunda Parte)

Indice de artículos

La cuestión es que yo estaba siempre en todas partes. Igual que antes de ingresar al Seminario.

Es curioso, pero lo que más recuerdo de ese día fue la postración en el suelo antes de la imposición de manos de D. Marcelo. En realidad pasa algo en ese momento. Ignoro, repetía, por qué razón me has elegido. Aquí postrado en el suelo sé mejor lo que soy, pero también lo que me llamas a ser. Tú irás en mi nombre, respondías. Mira Señor, que sólo soy un niño… Yo te he elegido. Que no tiemble tu corazón.

Y aquí estoy Señor, para hacer tu voluntad.

Después llegaron los primeros destinos y todas las ilusiones.

Mi primer destino fue en Extremadura. Garbayuela, Tamurejo y Baterno. Son esos tres pueblos que tengo marcados en el alma. Es como el primer amor de adolescencia. Nunca se olvida. Allí pasé mis primeros años de sacerdocio y tal vez los mejores. Montón de ganas de hacer muchas cosas aunque eran escasas las posibilidades. Pero se hicieron. Aún quedan pintadas de “Cristo Vive”. Las pascuas juveniles, cientos de muchachos y muchachas. Digo cientos porque se unían de unas parroquias de Galicia que traían las Hijas de Cristo Rey de Talarrubias.

Los primeros baños en Tabla Corta con los monaguillos. Las tardes de cangrejos con Ángel y compañía. Las partidas al dominó. Las misas en la Ermita de la Virgen del Fuego. La llegada de la imagen a Baterno. En Tamurejo las fiestas del Rosario y de San Pantaleón. Las obras en las iglesias. Las tardes de olor a humo de encina y pan caliente de pueblo.

Los Auroros de Garbayuela, sus danzantes de San Blas… y mi pie roto por ir a espárragos justo el día de la fiesta. La misa en silla de ruedas. Las peregrinaciones a Guadalupe, el “fuiste y eres” de las tardes de merienda y convivencia, la partida de “Morgan” a misiones del Ecuador. Las tardes de aceituna y frío en el olivar. El colegio de los niños y las navidades en borrico por las calles del pueblo. Las noches al fresco en la calle hasta las tantas…

 

Seguro que hay muchas más cosas…